vestido

chicas volviendo a casa

las chicas están volviendo a casa en sus coches
y yo me siento a la ventana y
observo.

hay una chica con vestido rojo
en un coche blanco
hay una chica con vestido azul
en un coche azul
hay una chica con vestido rosa
en un coche rojo.

cuando la chica del vestido rojo
sale del coche blanco
le miro las piernas

cuando la chica del vestido azul
sale del coche azul
le miro las piernas
cuando la chica del vestido rosa
sale del coche rojo
le miro las piernas.

la chica del vestido rojo
que ha salido del coche blanco
tenía las mejores piernas

la chica del vestido rosa
que ha salido del coche rojo
tenía piernas normalitas

pero no dejo de acordarme de la chica del vestido azul
que ha salido del coche azul

le he visto las bragas

no sabes lo emocionante que puede llegar a ser la vida
por aquí
a las 5:35 p.m.

Charles Bukowski

Del libro, El amor es un perro del infierno
Poemas 1974-1977
Traducción de Ciro Arbós

*

Anuncios

MUSEO

HAY PLATOS, PERO NO HAY APETITO.
Hay alianzas, pero no amor correspondido,
desde hace al menos trecientos años.

Hay un abanico, ¿dónde está el rubor?
Hay espadas, ¿dónde está la ira?
Y el laúd ni siquiera suena al alba.

A falta de eternidad, han reunido
diez mil cosas viejas.
El mohoso portero dormita apaciblemente,
sus bigotes cuelgan por encima del escaparate.

Los metales, la arcilla, una pequeña pluma de pájaro,
triunfan, callados, en el tiempo.
Sólo se ríe la aguja de la risueña de Egipto.

La corona sobrevivió a la cabeza.
La mano perdió contra el guante.
El zapato derecho venció al pie.

En cuanto a mí, créanme, vivo.
Mi carrera contra el vestido aún continúa.
Y ¡qué terquedad la suya!
Y ¡qué deseos de sobrevivir!

Wislawa Szymborska

Del libro, Sal (1962)
Traducción de Abel A. Murcia.