veces

Nada dos veces

Nada sucede dos veces
ni sucederá, por eso
sin experiencia nacemos
sin rutina moriremos.

En esta escuela del mundo
ni siendo malos alumnos
repetiremos un año,
un invierno, un verano.

No es el mismo ningún día,
no hay dos noches parecidas,
igual mirada en los ojos,
dos besos que se repitan.

Ayer mientras que tu nombre
en voz alta pronunciaban
sentí como si una rosa
cayera por la ventana.

Ahora que estamos juntos,
vuelvo la cara hacia el muro.
¿La rosa? ¿Cómo es la rosa?
¿Cómo una flor o una piedra?

Dime por qué, mala hora,
con miedo inútil te mezclas.
Eres y por eso pasas.
Pasas, por eso eres bella.

Medio abrazados, sonrientes,
buscaremos la cordura,
aunque somos diferentes
cual dos gotas de agua pura.

Wislawa Szymborska

De: LLAMADA AL YETI (1957)
Traducción de Gerardo Beltrán

**

Besá galí móba/Tres veces más alto que las casas

Iséligame kó jé aní:
“Napusí ta suwí
besá galí móba simálua lá:
‘Échi gawichí jóonsa
amí kéti Eyé Mechálale;
aminá chó kéti Onó Rayénalichi.
Aminábi ta mehkabé simí bá”

Ácha bichíwali jú alé?
Kámi yéna ta sí suwisáa?
Tási machilú…

‘Í ‘á we’élale rihpíe lé
pé chópi nahpisó neláa
eeká neláa ké lé chó.

Tres veces más alto que las casas

[Esto dicen los gobernadores:
“Cuando morimos
subimos tres veces más alto que las casas:
desde esta tierra
hasta nuestra Madre la Luna;
y hasta nuestro Padre el Sol.
Así de lejos nos vamos”.

¿Será verdad?
¿A dónde iremos al morir?
No se sabe…

Tal vez  permanezcamos en la tierra
tan sólo en forma de polvo
o quizás en forma de aire.]

Dolores Batista