tres

Chau número tres

Te dejo con tu vida
Tu trabajo
Tu gente
Con tus puestas de sol
Y tus amaneceres

Sembrando tu confianza
Te dejo junto al mundo
Derrotando imposibles
Segura sin seguro

Te dejo frente al mar
Descifrándote sola
Sin mi pregunta a ciegas
Sin mi respuesta rota

Te dejo sin mis dudas
Pobres y malheridas
Sin mis inmadureces
Sin mi veteranía

Pero tampoco creas
A pie juntillas todo
No creas nunca creas
Este falso abandono

Estaré donde menos
Lo esperes
Por ejemplo
En un árbol añoso
De oscuros cabeceos

Estaré en un lejano
Horizonte sin horas
En la huella del tacto
En tu sombra y mi sombra

Estaré repartido
En cuatro o cinco pibes
De esos que vos mirás
Y enseguida te siguen

Y ojalá pueda estar
De tu sueño en la red
Esperando tus ojos
Y mirándote.

Mario Benedetti

Anuncios

Las tres palabras más extrañas

CUANDO PRONUNCIO LA PALABRA FUTURO,
la primera sílaba pertenece ya al pasado.

Cuando pronuncio la palabra Silencio,
lo destruyo.

Cuando pronuncio la palabra Nada,
creo algo que no cabe en ninguna no existencia.

Wislawa Symborska

De Nuevos poemas
Traducción de Abel A. Murcia Soriano

*

Besá galí móba/Tres veces más alto que las casas

Iséligame kó jé aní:
“Napusí ta suwí
besá galí móba simálua lá:
‘Échi gawichí jóonsa
amí kéti Eyé Mechálale;
aminá chó kéti Onó Rayénalichi.
Aminábi ta mehkabé simí bá”

Ácha bichíwali jú alé?
Kámi yéna ta sí suwisáa?
Tási machilú…

‘Í ‘á we’élale rihpíe lé
pé chópi nahpisó neláa
eeká neláa ké lé chó.

Tres veces más alto que las casas

[Esto dicen los gobernadores:
“Cuando morimos
subimos tres veces más alto que las casas:
desde esta tierra
hasta nuestra Madre la Luna;
y hasta nuestro Padre el Sol.
Así de lejos nos vamos”.

¿Será verdad?
¿A dónde iremos al morir?
No se sabe…

Tal vez  permanezcamos en la tierra
tan sólo en forma de polvo
o quizás en forma de aire.]

Dolores Batista