recuerdos

Recuerdos

Estábamos charlando
y callamos de repetente.
Había aparecido en la terraza una muchacha
!qué belleza!
demasiado bella
como para nuestra tranquila estancia allí.

Barbara miró apresuradamente a su marido,
Cristina puso la mano instintivamente
sobre la mano de Zbyzek.
Yo pensé: te llamó,
por ahora -te diré- no vengas,
acaban de anunciar varios días de lluvia.

Sólo Agniszka, viuda,
saludó a la bella con una sonrisa.

Wislawa Szymborska

*

Anuncios

Primer amor

Dicen
que el primero es el más importante.
Eso es muy romántico,
pero no en mi caso.

Algo entre nosotros hubo y no hubo,
sucedió y tuvo su efecto.

No me tiemblan las manos
cuando encuentro pequeños recuerdos
y un fajo de cartas atadas con una cuerda
–si al menos fuera una cinta–.

Nuestro único encuentro tras los años
fue una conversación de dos sillas junto a una fría mesita.

Otros amores
hasta ahora respiran profundamente en mí.
A éste le falta aliento para suspirar.

Y sin embargo justo así, como es,
puede algo que los otros no pueden todavía:
no recordado,
ni siquiera soñado,
me acostumbra a la muerte.

Wislawa Szymborska

*