poesía

Aterrizando en Costa Rica

Al principio solo había nubes.
Un caos divide la nube en viento y materia.
El viento divide la materia en agua de mar e islas.
El agua de mar divide las islas en pájaros y peces.
Las aves dividen los peces en huesos y carne—
Hubo una separación hace un millón de años. ¿Por qué
buscarías una concurrencia?

Ming Di

Versión de Gustavo Osorio de Ita

————————–

Poema en su idioma original

Landing in Costa Rica

In the beginning there was cloud only.
A chaos cut the cloud into wind and matter.
Wind cut the matter into seawater and islands.
Seawater cut the islands into birds and fish.
Birds cut the fish into bones and flesh—
There was separation a million years ago. Why
would you look for a reunion?

Ming Di

Anuncios

Ganancias y pérdidas

Vuelvo a mentir con gracia,
me inclino respetuoso ante el espejo
que refleja mi cuello y mi corbata.
Creo que soy ese señor que sale
todos los días a las nueve.
Los dioses están muertos uno a uno en largas filas
de papel y cartón.
No extraño nada, ni siquiera a ti
te extraño. Siento un hueco, pero es fácil
un tambor: piel a los dos lados.
A veces vuelves en la tarde, cuando leo
cosas que tranquilizan: boletines,
el dólar y la libra, los debates
de Naciones Unidas. Me parece
que tu mano me peina. ¡No te extraño!
Sólo cosas menudas de repente me faltan
y quisiera buscarlas: el contento,
y la sonrisa, ese animalito furtivo
que ya no vive entre mis labios.

Julio Cortázar

*

allí dentro

Si algún lugar se merece un homenaje son los asientos de atrás de un coche. Allí, en ese pequeño rectángulo de gomaespuma forrada, encontraron refugio una infinidad de amantes antes de que fuera posible disponer de un colchón. Allí dentro se encontraron jóvenes inexpertos repitiendo una y otra vez esas noches que no se pueden repetir. Allí se dijeron las palabras más bellas y se desbordaron las caricias de las manos. Allí dentro el amor fue fabricando el vaho de las ventanas y unos dedos torpes aprendieron a desabrochar un sostén en la oscuridad. Allí dentro se alejaban de las luces de la ciudad, fuera de las líneas trazadas por los edificios hacia esos lugares que no aparecen en los mapas de los callejeros, buscando un trozo de cielo. Allí dentro también encontramos refugio tú y yo y allí dentro comprendí que el paraíso consistía en un Ford Escort y unos hombros de mujer.

Marwan

*