flores

Aquí entre nos

Un día escribiré mis memorias, ¿quién
que se irrespete no lo hace? Y
allí estará todo. Estará el esmalte
de las uñas revuelto
con Pavese y Pavese con las agujas y
una que otra cuenta de mercado. Donde
debieran estar los pensamientos
sublimes pintaré
tus labios a punto de decirme
buenos días todos los días. Donde
haya que anotar lo más importante
recordaré un almuerzo
cualquiera llegando al corazón
de una alcachofa, hoja a hoja.
Y de resto,
llenaré las páginas que me falten
con esa memoria que me espera entre cirios,
muchas flores y descanse en paz.

María Mercedes Carranza

Del libro, VAINAS Y OTROS POEMAS 1968-1972

*

Anuncios

Para Marilyn M.

Vistíendote de luminosas cenizas,
tu cuerpo seguro,
blanco de lágrimas de vainilla,
encendía cirios para hombres
en noches oscuras,
y ahora tu noche es más oscura
que el alcance del cirio
y te olvidaremos, un poco,
y no es bueno,
pues los cuerpos reales están más cerca
y mientras los gusanos ansían tus huesos,
quisiera decirte que
esto mismo le sucede a osos y elefantes
a tiranos y héroes y hormigas
y ranas,
sin embargo algo nos entregaste,
cierta clase de victoria menor
y por eso digo: bien
dejemos de lamentamos,
como una flor marchita y desechada,
olvidamos, recordamos,
esperamos: niña, niña, niña,
levanto mi copa un minuto entero
y sonrío.

Charles Bukowski

Del libro, It Catches my heart in its hand
Traducción, Roberto Castillo Udiarte

Poema en su idioma original

For Marilyn M.

slipping keenly into gright ashes,
target of vanilla tears
your sure body lit candles for men
on dark nughts,
and now your night is darker
than the candle´s reach
and we will forget you, somewhat,
and it is not kind
but real bodies are nearer
and as the worms pant for your bones,
i would so like to tell you
that this happens to bears and elephants
to tryants and heroes and ants
and frogs,
still, you brought us something,
some type of small victory,
and for this i say: good
and let us grieve no more;
like a flower dried and thrown away,
we forget, we remember,
we wait. child, child, child,
I rise my drink a full minute
and smile.

Charles Bukowski

**

Amémonos

Buscaba mi alma con afán tu alma,
buscaba yo la virgen que mi frente
tocaba con su labio dulcemente
en el febril insomnio del amor.

Buscaba la mujer pálida y bella
que en sueño me visita desde niño,
para partir con ella mi cariño,
para partir con ella mi dolor.

Como en la sacra soledad del templo
sin ver a Dios se siente su presencia,
yo presentí en el mundo tu existencia,
y, como a Dios, sin verte, te adoré.

Y demandando sin cesar al cielo
la dulce compañera de mi suerte,
muy lejos yo de ti, sin conocerte
en la ara de mi amor te levanté.

No preguntaba ni sabía tu nombre,
¿En dónde iba a encontrarte? Lo ignoraba;
pero tu imagen dentro el alma estaba,
más bien presentimiento que ilusión.

Y apenas te miré… tú eras ángel
compañero ideal de mi desvelo,
la casta virgen de mirar de cielo
y de la frente pálida de amor.

Y a la primera vez que nuestros ojos
sus miradas magnéticas cruzaron,
sin buscarse, las manos se encontraron
y nos dijimos “te amo” sin hablar.

Un sonrojo purísimo en tu frente,
algo de palidez sobre la mía,
y una sonrisa que hasta Dios subía…
así nos comprendimos… nada más.

¡Amémonos, mi bien! En este mundo
donde lágrimas tantas se derraman,
las que vierten quizá los que se aman
tienen yo no sé qué de bendición.

Dos corazones en dichoso vuelo;
¡Amémonos, mi bien! Tiendan sus alas
amar es ver el entreabierto cielo
y levantar el alma en asunción.

Amar es empapar el pensamiento
en la fragancia del Edén perdido,
amar es… amar es llevar herido
con un dardo celeste el corazón.

Es tocar los dinteles de la gloria,
es ver tus ojos, escuchar tu acento,
en el alma sentir el firmamento
y morir a tus pies de adoración.

Manuel María Flores

*