en

Aterrizando en Costa Rica

Al principio solo había nubes.
Un caos divide la nube en viento y materia.
El viento divide la materia en agua de mar e islas.
El agua de mar divide las islas en pájaros y peces.
Las aves dividen los peces en huesos y carne—
Hubo una separación hace un millón de años. ¿Por qué
buscarías una concurrencia?

Ming Di

Versión de Gustavo Osorio de Ita

————————–

Poema en su idioma original

Landing in Costa Rica

In the beginning there was cloud only.
A chaos cut the cloud into wind and matter.
Wind cut the matter into seawater and islands.
Seawater cut the islands into birds and fish.
Birds cut the fish into bones and flesh—
There was separation a million years ago. Why
would you look for a reunion?

Ming Di

Anuncios

En paz

Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, vida,
porque nunca me diste ni esperanza fallida,
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;

porque veo al final de mi rudo camino
que yo fui el arquitecto de mi propio destino;

que si extraje las mieles o la hiel de las cosas,
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:
cuando planté rosales, coseché siempre rosas.

…Cierto, a mis lozanías* va a seguir el invierno:
¡Mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!

Hallé sin duda largas las noches de mis penas;
mas no me prometiste tan sólo noches buenas;
y en cambio tuve algunas santamente serenas…

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!

Amado Nervo

*Lozanía. Frondosidad en las plantas. Frescura en personas o animales.

*

Me tienes en tus manos

Me tienes en tus manos
y me lees lo mismo que un libro.
Sabes lo que yo ignoro
y me dices las cosas que no me digo.
Me aprendo en ti más que en mí mismo.
Eres como un milagro de todas horas,
como un dolor sin sitio.
Si no fueras mujer fueras mi amigo.
A veces quiero hablarte de mujeres
que a un lado tuyo persigo.
Eres como el perdón
y yo soy como tu hijo.
¿Qué buenos ojos tienes cuando estás conmigo?
¡Qué distante te haces y qué ausente
cuando a la soledad te sacrifico!
Dulce como tu nombre, como un higo,
me esperas en tu amor hasta que arribo.
Tú eres como mi casa,
eres como mi muerte, amor mío.

Jaime Sabines

*