chica

artista

de repente soy pintor.
una chica de Galveston me da
50$ por la pintura de un hombre
que flota en un cielo ensombrecido
con una chocolatina en la mano.

luego un joven de barba negra
se acerca
y le vendo tres por 80$.
le gustan las pinturas cañeras*
en las que escribo
“dispara mierda” o “EL ARTE SUVLIME ES
PURA MIERDA, COMPRA TACOS”.

puedo pintar un cuadro en 5 minutos.
uso acrílicos, pinto directamente con
el tubo.
hago el lado izquierdo del cuadro
primero con la mano izquierda y luego
termino el lado derecho con la
mano derecha.

ahora el hombre de barba negra
vuelve con un amigo con el pelo
de punta y traen una chica
rubia con ellos.
barba negra sigue siendo un pringao*:
le vendo un cacho de mierda –
un perro naranja con la palabra
“PERRO” escrita en el costado.

pelo pincho* quiere tres cuadros
por los que pido 70$.
no tiene el dinero.
me quedo los cuadros pero
promete enviarme una
chica llamada Judy
con liguero y tacones altos.
ya le ha hablado de mí:
“un escritor de fama mundial”, le dijo
y ella dijo, “¡ay, no!” y se subió
el vestido hasta la cabeza.
“eso quiero”, le digo.

luego regatearemos las condiciones
yo quería hacerle el amor primero
y la mamada después,
“¿y qué tal la mamada primero y
hacer el amor después?”, pregunto.

“eso no funciona”, dije
yo.

y nos pusimos de acuerdo:
Judy se pasaría y
luego
yo le daría a ella los
3 cuadros.
así que fíjense:
vuelta al sistema de trueque,
la única forma de ganarle a
la inflación.

no obstante,
me gustaría
fundar el Movimiento de Liberación Masculina:
quiero que una mujer me dé a mí 3 de sus
cuadros después de haberle
hecho el amor,
y si no sabe pintar
puede dejarme
unos pendientes de oro
o tal vez un pedazo de oreja
en memoria de alguien que
sí sabía.

Charles Bukowski

Del libro, El amor es un perro del infierno
Poemas 1974-1977
Traducción de Ciro Arbós

*Cañeras: Argot. Ruidoso. (pinturas ruidosas).
*Pringao: persona ingenua, incauta, que se deja
engañar fácilmente.
*Pincho: se refiere al amigo con el pelo de punta.

*

Anuncios

UNA CHICA EN ÁMBAR

Hubiera preferido una chica en verde.
Incluso una chica en rojo,
una chica como un portazo en la cara.
Eso me hubiera ayudado a superarlo.
Pero tú eras una chica en ámbar,
me decías quizás,
me dabas esperanza
antes de empotrarme un adiós en las costillas,
me obligabas a mirar hacia los lados
antes de pasar hasta tu vida
y siempre pasaba eso,
que pasaban tantas cosas que nunca pasaba nada.

El ámbar es el peor color que existe.
Quizás es la peor palabra que conozco,
la más perra de todas,
la que ni come ni deja comer.

Marwan

*

Me he vuelto a acordar de ti

Hoy me he despertado a las nueve he desayunado café, zumo, tostadas y me he vuelto a acordar de ti.

Luego bajé al perro a la calle, limpié su mierda y me sonreí pensando que le cuido mucho más que a mí. Pasé por la esquina donde solía dejarte por las mañanas, tú al metro, yo a la academia y me he vuelto a acordar de ti.

He mirado mi reflejo en los escaparates, joder, qué ojeras más feas, pensé en que si aún había alguna posibilidad con esta cara dejaría de haberla y he vuelto a pensar ti.

Como se me caía la casa encima volví a bajar al perro un rato después, caminé con él hacia el parque y me encontré allí con una chica que también paseaba a su perro. Y no me acorde de ti  sino que intente pedirle su número para intentar follármela. Cuando me dijo que de teléfono nada me he vuelto a acordar de ti, del modo en que me decías que me faltaba sutileza, del modo en que trato de borrarte y me volví aún más solo entonces.

Hoy me he acordado unas cincuenta veces de ti, en la ducha, en los libros, en la llave del gas, en el cortaúñas, en las vueltas de la lavadora, en las canciones de la radio, en el portal al irme y al volver y en algunas ocasiones más que no recuerdo.

Como ves no vas a librarte de mí tan fácilmente. Me insistes en que te olvide y lo llevas claro. Si de verdad quieres que deje de esperarte solo tienes que hacer una cosa: decirme que volvamos a intentarlo. Solo así tendré un miedo más grande aún al miedo que me da que te hayas ido: miedo a que te quedes.

Marwan