Charles Bukowski

REUNIÓN

el amor del hueso
por la tierra que lo descompuso, eso
es lo que permanece.
y recuerdo estar sentado en la hierba
con el muchacho negro,
estuvimos dibujando bocetos de las partes altas de las casas y él dijo,
te estas dejando algunas sin dibujar,
estás haciendo trampas
y crucé la calle
en dirección al bar
y
entonces entró él
-tienes que volver a clase
a las 2, me dijo,
y después se marchó

la clase es lo de menos, pensé,
da igual lo que nos digan.
y si soy una mosca* nunca sabré
lo que es un león

estuve sentado allí hasta las 4:30
y cuando salí,
allí estaba él
a Mr. Hutchins le gustó
mi dibujo, me lo dijo

de eso hace más de 20 años

creo
que lo vi la otra noche

era poli en la cárcel de la ciudad
y me dio un empujón
al entrar en la celda

me cuentan
que ya no pinta
más.

Charles Bukowski

Del libro, Madrigales de la pensión
edición de J.M. Moreno Carrascal

*Mosca: en este caso se hace referencia a una persona que siempre está bebiendo en el bar.

Anuncios

Caballo ardiendo

traed, traed
cosas concretas
como un caballo ardiendo.

Dijo *Ezra
escríbelo
de tal forma que un hombre en la Costa Oeste de
Africka pueda
entenderlo;
y él se puso a escribir los Cantos,
llenos de lenguas muertas,
recortes de periódicos
y escenas de amor de *Santa Liz;
traed, traed
cosas concretas: luz de pájaro,
el terror de un ratón,
brazos de yerba, grandes cabezas de piedra;
y al leer el Canto 90
bajo el periódico,
Ez lo hizo, (sus ojos estaban húmedos)
y le dijo a ella…
entre los más grandes poemas de amor
jamás escritos

Ezra, hay muchas clases de traidores,
de los cuales
los políticos son los de menos importancia,
pero la auto-alabanza,
en poesía y en el amor,
ha dejado en evidencia a más necios
que a rebeldes.

charles Bukowski

*Ezra: se refiere a Ezra Pound (poeta y ensayista)
*Saint Elizabeth: hospital psiquiátrico en EE. UU

Del libro, Madrigales de la pensión

**

AL CONTEMPLAR UN VIEJO CUADRO SOBRE LA VIEJA GUERRA CIVIL CON MI AMOR

el cañonero está muerto;
y toda la tropa;

el presumido tamborilero,
más mudo que las tumbas,
yace en una red roja;

y bajo las hojas los insectos mueven sus antenas
decidiendo qué dirección tomar,
bajo el fresco paraguas de la descomposición;

el viento riela como fina agua
y hurga bajo las ropas,
cribando y apesadumbrado;

…ropa cargada con pesados huesos
en una somnolencia de mediodía,
como si se tratara de hombres que habiendo sido descendidos por escaleras de mano ahora __yacieran descansadamente;

sin embargo, hace una hora
la sombra del árbol y la sombra del hombre
delineaban sus perfiles al sol-

y ahora, ni un solo hombre entre ellos
sabe explicar la razón
que les llevo a la nada;

y, sobre todo, pienso en una mujer, en algún sitio lejano
que ordena jarras importantes en algún estante de segunda fila
mientras entona una seca y soleada melodía.

Charles Bukowski

Del libro, Madrigales de la pensión
Traducción de José María Moreno Carrascal

**