Charles Bukowski

TERMÓMETRO

mientras mi piel se arruga premonitoria como
pintura en un muro ardiendo
las moscas de la fruta con ojos
estériles
de un gris naranja
se quedan mirándome
mientras sueño con mujeres imposibles de color lavanda
hermosas
como la inmoralidad

mientras mi piel se arruga premonitoria
yo leo The New York Times
las arañas se pelean con las hormigas en las sombrías raíces
de la hierba
y las putas alzan sus manos al cielo pidiendo
amor
mientras los ratones blancos
se aprietan los unos con los otros discutiendo
sobre un trozo de queso

mientras mi piel se arruga premonitoria
yo pienso en Cartago y en Roma y
en Berlín
pienso en jovencitas cruzando sus
piernas de nylon en la parada del autobús

mientras mi piel se arruga premonitoria como
pintura en un muro ardiendo
me levanto de la silla para beber agua
en una plácida tarde
y me pregunto por el agua
me pregunto por mí,
un cálido preguntarse como un termómetro cálido
que sube como una mariposa
en una destilada tarde de un amarillo pálido
y después vuelvo andando
y me siento en la silla y no pienso más
-me refiero a la tensión de escalerillas rotas y viejas
películas de guerra-
dejo que todo
arda.

Charles Bukowski

Del libro, Madrigales de la pensión
Edic. de J. M. Moreno Carrascal

**

Anuncios

REUNIÓN

el amor del hueso
por la tierra que lo descompuso, eso
es lo que permanece.
y recuerdo estar sentado en la hierba
con el muchacho negro,
estuvimos dibujando bocetos de las partes altas de las casas y él dijo,
te estas dejando algunas sin dibujar,
estás haciendo trampas
y crucé la calle
en dirección al bar
y
entonces entró él
-tienes que volver a clase
a las 2, me dijo,
y después se marchó

la clase es lo de menos, pensé,
da igual lo que nos digan.
y si soy una mosca* nunca sabré
lo que es un león

estuve sentado allí hasta las 4:30
y cuando salí,
allí estaba él
a Mr. Hutchins le gustó
mi dibujo, me lo dijo

de eso hace más de 20 años

creo
que lo vi la otra noche

era poli en la cárcel de la ciudad
y me dio un empujón
al entrar en la celda

me cuentan
que ya no pinta
más.

Charles Bukowski

Del libro, Madrigales de la pensión
edición de J.M. Moreno Carrascal

*Mosca: en este caso se hace referencia a una persona que siempre está bebiendo en el bar.

Caballo ardiendo

traed, traed
cosas concretas
como un caballo ardiendo.

Dijo *Ezra
escríbelo
de tal forma que un hombre en la Costa Oeste de
Africka pueda
entenderlo;
y él se puso a escribir los Cantos,
llenos de lenguas muertas,
recortes de periódicos
y escenas de amor de *Santa Liz;
traed, traed
cosas concretas: luz de pájaro,
el terror de un ratón,
brazos de yerba, grandes cabezas de piedra;
y al leer el Canto 90
bajo el periódico,
Ez lo hizo, (sus ojos estaban húmedos)
y le dijo a ella…
entre los más grandes poemas de amor
jamás escritos

Ezra, hay muchas clases de traidores,
de los cuales
los políticos son los de menos importancia,
pero la auto-alabanza,
en poesía y en el amor,
ha dejado en evidencia a más necios
que a rebeldes.

charles Bukowski

*Ezra: se refiere a Ezra Pound (poeta y ensayista)
*Saint Elizabeth: hospital psiquiátrico en EE. UU

Del libro, Madrigales de la pensión

**