la abeja

supongo que como cualquier otro niño
tenía un íntimo amigo en el barrio.
se llamaba Eugene y era más alto
que yo y un año mayor.
Eugene solía darme unas buenas panas.
estábamos siempre peleando.
yo seguía desafiándolo pero sin mucho
éxito.

una vez saltamos juntos desde el tejado de un garaje
para demostrar nuestras agallas.
yo me doblé el tobillo y el salió airoso
como mantequilla recién empaquetada.

supongo que lo único bueno que hizo nunca por mí
fue cuando me picó la abeja estando descalzo
y mientras yo me sentaba y sacaba el aguijón
él dijo,
“¡voy a agarrar a esa hija de puta!”

y lo hizo
con una raqueta de tenis
más un martillo de goma.
ya daba igual
dicen que se mueren
de todas formas.

el pie se me hinchó al doble de su tamaño
y me quedé en cama
implorando la muerte

y Eugene llegó a hacerse
Almirante o Comandante
o algo gordo en la Marina de los Estados Unidos
y pasó por una o dos guerras
sin caer herido.

ahora lo imagino un hombre mayor
en una mecedora
con su dentadura postiza
y un vaso de suero de leche….

mientras, borracho
yo le hago con un dedo a una admiradora de 19 años
en la cama conmigo.

pero lo peor es que
(como cuando saltamos del tejado del garaje)
Eugene vuelve a ganar
porque él ni siquiera está pensando
en mí.

Charles Bukowski

Del libro, El amor es un perro del infierno
Poemas 1974-1977
Traducción de Ciro Arbós

*

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.