Epitafio

AQUÍ YACE, COMO LA COMA ANTICUADA,
la autora de algunos versos. Descanso eterno
tuvo a bien darle la tierra, a pesar de que la muerta
con los grupos literarios no se hablaba.
Aunque tampoco en su tumba encontró nada
mejor que una lechuza, jacintos y este treno.
Transeúnte, quita a tu electrónico cerebro la cubierta
y piensa un poco en el destino de Wisława.

Wislawa Szymborska

Del libro: Sal, (1962)
Traducción, Gerardo Beltrán.

Anuncios