Devuélvanle la Macbook a mi hermana

Escribo este poema para que su Macbook aparezca.
Se la robó un craquero de diecisiete años
que agarraron hace una semana y que jura que vendió la laptop.
Mi hermana le dio seguimiento al juicio
y la mamá del muchacho -con lágrimas en los ojos-
le pidió que lo perdonara.

Espere un momento, doña.
Primero devuélvanos la Macbook, y luego hablamos.
Lo que me hace acordar de cuando tenía quince o catorce años
que un tipo me dio un empujón y me arrebató
una gorra Lagarto que había comprado.
Lo perseguí pero no logré alcanzarlo
y aunque los días pasaron yo no dejaba
de pensar en mi gorra, hasta que lo vi en un colmado,
me le acerqué y lo golpeé duro
en la cabeza y se la arrebaté,
pero al rato me di cuenta de que no era la mía,
ni que el tipo era el tipo.

Sé que no estamos en Portland
y que la poesía no le va a devolver
la Macbook a mi hermana.
Es más probable que la arqueóloga dominicana
encuentre a Cleopatra en Alejandría
que mi hermana su laptop.
Pero escribo este poema para que su Macbook aparezca.
Escribo y las palabras salen de mis dedos
como los rayos que disparan los súper héroes.
Devuélvanle la Macbook a más tardar mañana.
Sorry hermana, es todo lo que pude hacer.

Frank Báez

Anuncios