Pequeño deseo de quejarme

bien
es interesante lo que sucede
y lo que no sucede
y debiera suceder,
y el mundo es todo un panorama
que gira entre arañas y telarañas
que nos cogen medio dormidos
y nos fastidian
antes de que seamos lo suficientemente viejos
para saber que ya estamos acabados

Si no es una puta es una esposa,
Y si no es una esposa
Es un problema por los impuestos
O el pan o el alcohol
O alguien que se la cuela
Mientras tú estás en la tienda de abajo
Sudando hasta perder los cojones para mantenerla entre sedas

o te pierdes por los caballos o por la yerba
o por los crucigramas
o por las vitaminas o por Beethoven

pero deberías ver
lo que pasa en un yate de 75 pies:
te haría perder
la libertad y las pequeñas revistas de poca tirada
y Tolstoi
para ver lo que jóvenes y hermosas muchachas pueden hacer
a cualquier otro

y a ése ni siquiera le importa,
y te dirá
preparándose un trago corto,
que esa perra jode más que una coneja,
y a no ser que tengas dinero
para cuando ya te has enterado
o bien eres tan viejo que ya ni sientes
o tan viejo que ya estás muerto

y ahí está ella junto a la barandilla
con aspecto magnifico
bronceada con un color de auténtico oro,
los peces nadando en la piscina más grande}del mundo, y hasta te sonríe
mientras bajas a por más botellas y botas
y te dedicas a limpiar los percebes que el amo ha dejado;
pero, ¡ah, cerda! –él me dijo todo lo que tú hiciste
como suelen hacer los hombres- lo cual es otra forma de
decir
que tú y yo no estamos viviendo bien,
o lo suficiente.

Charles Bukowski
( Edic. de J.M. Moreno Carrascal)

Anuncios