Barry Adamson

Sólo verla daba hambre.
Puso otro disco y se sentó en el sofá
sonrisa color hemorragia
despidiendo un calor de tercera guerra mundial.
Al rato

se levantó de su asiento y le dio a entender a su hermano
que se fuera a dar una vuelta.
Me froté las manos por dentro del cerebro.
De los altavoces llegaba algo
que parecía Barry Adamson
pero que no era Barry Adamson
(A Barry yo lo controlo).

Se sentó junto a mí
me arrimé a la hoguera
y aquello que parecía Barry Adamson
(pero que no era Barry Adamson)
mete que te retumba en el estéreo.

Fue muy amable al acompañarme a la salida
a pesar de la escena vergonzosa que
acababa yo de protagonizar.
De camino a ahorcarme, digo a la puerta
le pregunté por el intérprete del disco.

Resulto ser Barry Adamson.

Sergi Puertas

Anuncios