Los viejos camaradas

Alegra esa cara,
hombre
-dicen, dándote una
palmadita en la espalda-,
hay que ser más
optimista,
tú al menos puedes
contarlo, ¿no?,
otros no tienen tanta suerte.

Y luego miran enseguida
el reloj,
y se van.
No vaya a ser
que se lo cuentes.

Karmelo C. Iribarren

Anuncios