Correo basura

Alcanzada cierta edad
las gentes como dios manda
reclaman y exigen siempre
privacidad de datos.
Bien, se conoce que tras el par de décadas
que invierten en alcanzar cierta
notoriedad y fama
el batacazo les invierte la tendencia.

Yo mis datos los cedo sin pudor a quien me los pide.
Si el mercado los hace circular a un ritmo ágil
cada vez recibiré más y más de esas cartas
en que se me asegura que he ganado algo.
Puedo tirarlas a la basura
más aprisa de lo que tardan en imprimirlas
así que no sufro: Crearé puestos de trabajo
reactivaré la economía.
Contribuiré con mi granito de arena
a arrasar los bosques.
Deforestación, efecto invernadero y más tarde hambruna
holocausto y extinción: Un mundo mejor

Sergi Puertas

Anuncios