Conjuro

Los habitantes de mi aldea
dicen que soy un hombre
despreciable y peligroso
y no andan muy equivocados.
Despreciable y peligroso
eso ha hecho de mí la poesía y el amor.
Señores habitantes
tranquilos
que sólo a mí
suelo hacer daño.

Raúl Gómez Jattin

Anuncios