Poema Zulú

El cuerpo muere, el alma sigue joven.
El alimento servido desgasta la vasija.
Ningún leño conserva su corteza cuando envejece.
Ningún amante está tranquilo
mientras llora su rival.

Anónimo (Poema Zulú)

Anuncios